La yema

La yema, mi núcleo,
se inclina al amarillo
en litigio de corolas
con la turgencia del beso,
que se escancia lentamente
desde la lengua al limón.

La lluvia, mi contexto,
torna blanco al azafrán
que revolotea sin tregua
entre los dedos que indagan
las honduras del granate.

Y en la cúspide del limo,
acumulado en la piel,
se rebela la saliva
y entabla tirabuzones
para erguir al tulipán,
sonrosado bucle de a pie,
que se derrama a granel
entre el núcleo y el contexto.

Laura Gómez Recas

15 comentarios:

  1. Me gusta eso de que "se derrama a granel entre el núcleo y el contexto". Ya te lo había oído en el Gijón, pero ahora lo saboreo mejor.
    Puedes pasarte por mi blog a recoger un premio. Besos. Feliz finde.

    ResponderEliminar
  2. conseguida imagen esa lluvia
    que torna blanco el azafrán
    es muy sugerente

    te aplaudo Laura

    .

    ResponderEliminar
  3. Bellas imágenes de colores y texturas. Al leer sentí que me inundaban los colores.

    MUy bonito, laura.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Bonito blog, me pasaré a menudo.

    ResponderEliminar
  5. Qué belleza de imágenes a través de la escritura.
    Te seguiré si me lo permites desde Argentina

    ResponderEliminar
  6. LAURA:

    ¡ PERDONA MI INTROMISIÓN !

    No pude menos qué detenerme ante lo bello de tu escrito.

    Brillantisima gama de matices en las aladas manos de " una mujer " para retratar de una manera estupenda los distintos componentes de tu trama perfectamente escenografiados, no faltando en su fondo la sutil presencia del " AMOR " adosada delicadamente en tu magnifica presentación.

    ¡ FABULOSO AMIGA !

    UN BESO PARA TÍ.

    PÉTER.

    ResponderEliminar
  7. Péter, muchísimas gracias por tu apasionado comentario. Me alegra que lo hayas sentido así, tal y como lo describes.
    Laura

    ResponderEliminar
  8. La literatura erótica, a diferencia de la novela negra, alcanza su éxito cuando las palabras se convierten en hechos.

    Tu poesía ha alcanzado el máximo objetivo, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  9. Laura, hermoso poema. Entre aquellos poetas que han escrito con similar sensibilidad sobre tema tan delicado y difícil de tratar me vienen, a botepronto, Ana Rossetti o el R. Alberti de "Golfo de Sombras" o "El ceñidor de Venus desceñido"... tus versos encajarían, a mi entender, perfectamente en esa tradición. Y, además, con excelente nota.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Antonio, me has sacado los colores. Muchas gracias por compararme a ellos. Alberti siempre ha estado conmigo, supongo que con todos los que aman la poesía, y Ana... Te diré que su "Devocionario" es de los libros que andan rondando por mi casa como si tuviera vida propia.
    Bienvenido.
    Laura

    ResponderEliminar
  11. Laura, ante todo muchas gracias por pasarte por mi casa y decidir quedarte en ella, aquí estaré, para seguir tus pulsos.

    Un abrazo grande
    Marian

    ResponderEliminar
  12. Ahora brilla un nuevo arco iris de amarillos y blancos y besos y granate!
    Mónica

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Mónica. A todo color.
    Laura

    ResponderEliminar
  14. bello señora

    ResponderEliminar
  15. Gracias, escueto/a visitante. Espero que vuelvas.

    Laura

    ResponderEliminar