Implícito



Incauta, voy hacia ti
para emular el sonido de los cascos
que galopan en un murmullo borroso.

No creo en las luciérnagas
desde que la noche me cercó con luces falsas
y decapitó mis iris deslumbrados.

No creo en los arrullos de la magia
que las hadas recrean con su vuelos.

Creo en tu mirada, de soslayo, penetrándome,
la vida en ello,
invertida en un instante:
todo tu capital frente a la sima de mi boca.


Laura Gómez Recas
Fotografía: Laura G. Recas

42 comentarios:

  1. ¡Precioso!Muy buen poema para ser el último del día.
    ¡Buenas noches!!

    ResponderEliminar
  2. Laura, bellísimo poema y, si lo he entendido bien, "muy carnal" y apasionado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. supongo que yo creo en eso mismo

    ResponderEliminar
  4. Ni arrumacos ni luciérnagas: miradas ardorosas al borde del abismo. Así debe ser.

    ResponderEliminar
  5. Bellísimo.

    Los cuatro últimos versos son sublimes.




    Un beso

    ResponderEliminar
  6. La flor, casi del mismo color que la mía. Por cierto, no se el nombre de la mía...es lo de menos. Cuando el ser humano no existía, nada tenía nombre.
    Del poema,...ya lo has dicho tú.Sólo que a las luciérnagas ,(gracias por nombrarlas) no las he vuelto a ver desde mi infancia.Las hemos asesinado con nuestra miserable fuerza destructora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Nada tan intenso como el encuentro con "lo real" que previamente fue en el horno del deseo...

    Bello

    ResponderEliminar
  8. Ese no creer es, tal vez, un creer nuevo para seguir creyendo... la magia de algo volátil como una luciérnaga se ve reemplazada por la magia de una mirada con duende... y carne. Esperanzada, me quedo, al leerte hoy que venía aquí con algo de cansancio y desesperanza. Abrazo y gracias,

    ResponderEliminar
  9. Implicitamente hermoso. Besos

    ResponderEliminar
  10. Como siempre Laurita eres una belleza escribiendo. un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Creo que eso se llama decepción.
    Y lo veo así tras leer algo sobre ello en
    http://variadasposicionesdelamante.blogspot.com/2010/04/baldgleiches.html
    Menos mal que nos queda la fe en la mirada penetrante de soslayo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. ¿No has notado a veces que al leer un poema,inmediatamente te viene algo a la mente que te deja sorprendida porque ni tú misma entiendes bien la relación para que eso haya ocurrido? Pues me acaba de ocurrir y esta vez no para de repetirse en mi cabeza... "Las Moscas" de Samaniego:

    A un panal de rica miel
    Dos mil Moscas acudieron,
    Que por golosas murieron,
    Presas de patas en él.
    Otra dentro de un pastel
    Enterró su golosina.
    Así si bien se examina
    Los humanos corazones
    Perecen en las prisiones
    Del vicio que los domina.


    :)

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Una mirada es una buena razón en la que creer pero teniendo cuidado con esa luz de luciérnagas en las que ya no crees. Todos los versos me encantan pero sobretodo los de la segunda estrofa. Precioso, Laura.

    ResponderEliminar
  14. José Antonio. El más rápido. El primero en leer el último poema publicado. Me alegra saber que te agradó.

    Un abrazo,
    laura

    ResponderEliminar
  15. Antonio, carnal... puede... al final. Sí hay mucha carnalidad en ese deseo del beso. Pero también hay decepción y desunión. Es una reflexión en voz alta. No creo, pero...

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  16. Santiago. ¿Supones? Yo, aquí, lo afirmo.

    ResponderEliminar
  17. Jose, sí. Vivir es eso, lo demás es subsistir, ¿no?

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Noray. Ves más de lo que hay. Ya me conoces... siempre en la duda de si está bien o mal.

    Un beso a media voz.
    Laura

    ResponderEliminar
  19. Carlos, es cierto. Yo hace mucho que no las veo. Años. ¿Será verdad que desaparecen? Mira... puede ser otra metáfora. Vivir sin luciérnagas...

    Tu flor es del mismo color, igual. Me pareció muy particular. A ver si me informo y te digo sobre su nombre. Esta foto la hice este verano en Ordessa. Arriba, a los pies del Monte Perdido.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  20. Ave... perfecto tu comentario. De verdad. Es un poema.

    Gracias.
    Laura

    ResponderEliminar
  21. Azul, bien está publicado si te he levantado el ánimo. Siempre surge algo que empuja con violencia las decepciones y lo negativo. Cuando menos te lo esperas.

    Besos.
    laura

    ResponderEliminar
  22. Jaud, bella tu apreciación...

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  23. Milagros, gracias. Tu presencia siempre me alegra.

    Un besazo.
    Laura

    ResponderEliminar
  24. Luisa... ¡ay! No sabes lo que ha pasado. Es una red de pensamientos interrelacionados. El tuyo, el de las moscas, yo lo relaciono con otra cosa que mucho tiene que ver con este poema. ¡Increíble!

    Besazos para ti solita.
    Laura

    ResponderEliminar
  25. Marcos, me alegra que te hayas quedado con la segunda estrofa. Estoy de acuerdo contigo. Creo que es lo mejor. El final es redondo, pero atiende más a un golpe de efecto típico de los finales. Esos tres versos que dices son otra cosa. Poéticamente más depurados o elevados.

    Un abrazo,
    (((y, aprovecho para reiterar mi admiración por tu relato en la Biblioteca de Babel. Tenías un comentario en contra y no quise aludirlo, pero aquí te lo digo. Para empalagar en literatura hay que estar perdido y en ese relato, de perdido, nada da nada. Sólo una cosita ya que aquí nadie nos oye, la barca a la deriva no puede perder el rumbo porque está a la deriva y no lo tiene... es un pequeño fallo de enfoque. Basta con quitar "a la deriva" y queda perfecto... Un abrazo y mi admiración, Marcos.)))

    Laura

    ResponderEliminar
  26. Tu especial modo de conjugar ternura, realidad, pasion y mazazo.
    Un día talvez, digo tal vez...sea capaz de escribir algo tan dulce y amargo, como tu sueles hacer. Pero eso será cuando crezca. ja,ja,ja.
    Besitos

    ResponderEliminar
  27. A mí, querida Laura, que además de amar la poesía, amo la musica, te diré que este poema me ha emocionado lo mismo que si escuchara un fragmento del Concierto para violín y orquesta de Tchaikovsky.
    Un poema con los sonidos de un violín.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Precioso verso Laura, un placer leerte.
    que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
  29. Elena, a ti no te hace falta crecer. Eres grande.
    Mil gracias por esa apreciación sobre lo dulce y lo amargo.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  30. ...¡pero, Terly! Eso que me dices es demasiado. Te puede el corazón. Gracias por el comentario y por el hecho de que te pueda el corazón.
    Laura

    ResponderEliminar
  31. Gracias, Ricardo. Un placer, también, tu visita.
    Laura

    ResponderEliminar
  32. Yo también creo en tu mirada, aunque no sea de soslayo...
    Los últimos versos son de dulce.
    Abrazos y besos, bella

    ResponderEliminar
  33. Cuando la decepción entra en nuestra vida dejamos de ver y de creer no sólo en las luciérnagas sino en tantas cosas...
    De repente, me han venido a la memoria "los gamusinos" esos animalitos imaginarios que en tantas ocasiones cuando niña ibamos a cazar o a pescar según se terciaba. Es fácil convencer a los niños de que existen, ellos no paran de preguntar cómo son, no hace falta decirles mucho: son tan diminutos que apenas se ven. Al final de la excursión es raro el que no los ha visto, incluso alguno que otro afirma haber cogido uno pero que se le ha escapado.
    Ahora, sin embargo, qué difícil sería verlos, menos mal que a pesar de todas las decepciones siempre nos queda algo en lo que creer, aunque sólo sea en una mirada de soslayo.
    Consigues darle al poema, a pesar de la decepción que se respira en él, un hermoso aire de ternura. Como siempre un gran placer leerte, mi querida Laura.

    Un beso que te llegue al corazón

    Ana

    ResponderEliminar
  34. Yo suplicaría por todo el capital de tu mirada penetrando siempre directamente en la mía. A través de la mirada es cuando podemos profundizar de verdad, pero claro, es una cuestión de valentía. Nada de dejar de creer en las luciérnagas, ni en las hadas, ni en la magia de nuestro entorno. Es mejor afrontar la realidad y llegar al origen de la mirada, dejarse bañar por su luz y compartir esos bellísimos momentos de encuentro y de amor. Miradas y besos, querida Laura.

    ResponderEliminar
  35. Belleza, sensibilidad, pasión:poesia de L.G.R. Muchos besos...

    ResponderEliminar
  36. Gracias, Lunska. La mía suele ir de frente. Eres un sol.
    Laura

    ResponderEliminar
  37. Ana, si es que yo tengo razón, tú y yo estamos conectadas. :o) Yo también cazaba gambusinos, con mi abuelo, en la Casa de Campo. Juro que los veía y los oía y me ponía muy nerviosa porque eran terriblemente escurridizos y asustadizos. Eso sí, nunca me llevé uno a casa.
    En ese tiempo era tan fácil creer en ellos...

    Gracias por compartir conmigo. Besos
    Laura

    ResponderEliminar
  38. Fernando, te voy a hacer caso y volveré a creer en las hadas. Lo cierto es que hasta no hace mucho, creía.

    Tus comentarios siempre son especiales.
    Besos.
    laura

    ResponderEliminar
  39. M.A.Y., tus comentarios son para mí tan importantes que si me dices estas cosas, tendré que afinar mucho más en el siguiente. Gracias,
    millones
    de
    gracias.
    Laura

    ResponderEliminar
  40. Sin duda todo está ímplicito en la realidad.
    Cerrarte a mundos para abrirte en otros.
    Disimular...
    Un fondo inmenso Laura.
    Y un final que aprieta el verbo.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  41. Leni, me alegra ver tu comentario y me enriquece. Tu lectura siempre es un destello.

    Besos, muchos.
    Laura

    ResponderEliminar
  42. Esperándote, con tranquilidad y sosiego pero con luciérnagas en los ojos. ¿Vuelves pronto? Ya tengo ganas de volver a leerte. Abrazo azul

    ResponderEliminar