No hay voz


Del mar, toda la voz.
Del cielo, la palabra.
Sólo el corazón, del sentimiento.



Quisiera escribir esta noche
sobre el cieno y la vigilia,
sobre la rótula de Dios aplastando mis costillas,
todo el peso del abismo, abandonado sobre mí.

Eres tú, fuente de palabra,
La sangre,
El costado donde se abre mi herida,
La fractura en el cráneo de mi historia.
Es el sabor de tu boca, la saliva constante sobre el sexo,
la purga que traiciona el día séptimo
con un vómito imprevisto derramado.

La sinceridad me abrió la puerta hacia lo oscuro
y él, allí, en su trono de nube y de relámpago,
contempla cómo penetro en el templo, invidente,
abriendo brechas en la yema de mis dedos
con el monstruo acechante en la cuneta
y un tropel de pléyades frisando la locura.

Quisiera escribir esta noche
Sobre el camino enfangado.

A la siniestra, la impunidad
fornica con el alma que la enciende
y sella los resquicios de la luz,
A la diestra, el desdén con sorna instigadora
transcribe mi sonrisa hacia otras bocas,
lupanares que cuecen el dolor a brasa lenta
y licuan la densidad de nuestro sueño.

Mi muerte acecha este trayecto sin avance
y me apago velando tu horizonte sin la luna.
El grito es la única salida de la asfixia,
pero no hay voz que me sostenga la palabra.



Laura Gómez Recas
Fotografía: "Mazal 1", de Brandan
htpp://pintadoporelagua.blogspot.com 


24 comentarios:

  1. No hay voz,
    no tengo ya palabras,
    sólo el silencio me queda.


    ¡Qué belleza de poema!
    ¡Cómo disfruto leyéndote!




    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No hay voz que me sostenga la palabra...¡qué verso Laura!Me quedo con él.Es rotundo, pleno, bello.Gracias por tu palabra.

    ResponderEliminar
  3. Querida Laura: "del mar toda la voz, del cielo la palabra" ¿qué más se puede decir? A veces el dolor, ese dolor que lentamente nos abrasa e impide nuestro sueño pierde su densidad ante la palabra y cuando esta palabra es sincera se quiebra la ocuridad y nos llega de nuevo la luz. No conviene oscurecer con demasiadas metáforas las verdades esenciales de nuestro ser. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Amiga Laura, tal vez éste sea el poema que más me haya gustado de los que he leido tuyos. Le encuentro que está realmente trabajado y está plagado de logradas imágenes. En fin, que lo he leido varias veces y aunque requiere su lectura de silencio y esfuerzo, ha valido mucho la pena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Noray. No te quedes sin voz, nunca.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  6. Sí, Marisa, es el apoyo del poema, la basa que le sostiene.

    Quédatelo. Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay, Fernando! Deduzco que no te ha gustado mucho el poema y, por eso, te agradezco más el comentario. Es sabio lo que dices y lo entiendo. Pero también, a veces, la metáfora o la palabra del verso nos sirven para identificar lo oscuro. Es como un exorcismo en el que la lucha es fiera con uno mismo. La palabra es agua bendita en este caso, pese a la crudeza que transmite. Porque ella, además de caricia, de luz, de alma, también es el arma con la que luchamos cuando toca.

    Un beso (cordial). No te me enfades...
    Laura

    ResponderEliminar
  8. Gracias, José Antonio. A mí no me gusta especialmente... me tambaleo en lo prosáico, creo. Escribir así es como un medio, más que un destino. Pero me alegro de que a ti te guste. Me alegro mucho...

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  9. A veces giramos sobre el eje de la divinidad o de lo trascendente como modo de lanzar nuestros gritos a algo más denso que el vacío o el silencio.
    Lo malo es que los dioses no aportan más solución que la que nosotros mismos nos damos -liberación de la asfixia de la lágrima- con nuestro grito sin voz.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pus perdona que te contradiga, Laura, lo he vuelto a releer por si ayer hubiera pasado un etado catatónico sin darme cuenta y creo que es un gran poema. Tal vez lo que para ti sea un defecto, la aparente prosaicidad, yo lo considero, en este poema, un logro. En poemas cortos entiendo que no es necesario enlazar las estrofas, además se busca el impacto, pues todo queda concentrado, pero en poemas algo más largos, hay que intentar darle continuidad sonora y argumental, que no queden cortados a cuchillo y eso requiere algunos versos que sirvan de enlace y que en cada estrofa haya algún verso gancho, que guste seguir leyendo.
    La prueba del algodón es la lectura en voz alta y sabes que el algodón no engaña.
    El cierre del poema es fantástico.
    Nuevamente un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ybris, tu comentario es acertado. Sí, la respuesta está en nosotros mismos y dios es externo e interno. La totalidad de lo que somos, de ahí el desvarío sobre esa idea del desdoblamiento.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  12. Sí, José Antonio. Y, en el fondo, estoy de acuerdo contigo porque me gusta leer este tipo de poemas largos de los que hablas en los que la continuidad argumental es tan importante. De hecho, hay poetas que escriben poemas sin forma de poema, como si se tratara de prosa. Incluso, en algún relato breve, a mí, me han dicho que hacía prosa poética o poema en lugar de prosa.
    Yo me refería a mi inseguridad. Pretendo ser rigurosa con lo que escribo y he tenido influencias clasicistas que me hacen dudar de la calidad cuando me desprendo de la métrica o de actitudes más tradicionales, aunque sea verso libre. "El verso libre no es libre", eso lo he oído decir en círculos importantes. De ahí, mis dudas. Pero me alegro de que te guste y de lo consideres 'considerable'.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  13. Buen poema. Como todos que escribes. Escribes muy bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Es espléndido el poema pese a ese negrura, esos toques de vaivén, de desesperanza, de buscar una luz que no llega y que imploras en unos ojos que no están. La luz...

    Yo me quedo con lo que dices porque lo dices tan bien, que no hace falta mirar puntos, ni comas, ni verso libre o no, porque se te va la vida buscando esos ojos y se te ve toda la sutileza al decirlo. Muy bello, Laura. Un placer leerte y sentir latir tus palabras. Te abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Retorcido el dolor sobre si mismo se convierte de tu mano una vez más en bello suspiro exhalado, guia para otras noches de vigilia.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Milagros. Tu visita siempre es una alegría.
    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  17. Azul, tu incondicional lectura me asombra. Gracias por ello. Pero bueno... yo intento desentramar el verso. Más allá de lo que dice, me interesa cómo lo dice.

    Un beso y mil gracias por tus palabras.
    Laura

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Ave. Un comentario precioso. Bello suspiro.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  19. Es curioso: paso por aquí y me encuentro con este poema. Acabo de colgar uno sobre Dios, El mío, menor. El tuyo, mayor. Es curioso, ya digo.
    Bss.

    ResponderEliminar
  20. Sí, es curioso, Jose. Hablemos de dios que es hora...
    Por cierto, de menor, nada de nada. Tu poema resuelve la evidencia de la búsqueda con el humor y el dramatismo del final aporta la clave de ironía necesaria para dar solidez al poema. Me ha encantado. De modo que recomendamos a todo el que pase por aquí que se pase por "Tiempo a destiempo" http://yozuniga.blogspot.com/

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  21. Creo que es el primer poema largo que te leo y me has dejado gratísimamente sorprendida. Enlaza, crece, cuenta, duele, reflexiona, se agota, revive y se quedó prendido en mi fondo.

    No me queda más que felicitarte, poeta.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. ¡Vaya, Luisa! ¡Y yo que andaba dubitativa, indecisa, insegura!
    Me encanta haberte prendido...

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  23. Laura, ya sabes que no suelo comentar porque las palabras hay que dejarlas al que sabe crear con ellas,y yo sólo balbuceo palabras.
    Este poema es soberbio....supera mi capacidad de expresión...es un vómito de agria sublimidad...es licor de dioses...es feminidad exultante...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Gracias, Carlos.
    ¿Sabes? Me encanta que de vez en cuando dejes un comentario. En tu blog sólo hablas con tus fotos... bueno... eso es mucho más que hablar.

    Me alegra que te guste el poema. Es de los que te gustan, como aquel de Dios para el que me prestaste tu foto.

    Y gracias por tu comentario sobre el recital. Te echaré de menos.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar