Cuando comprendo

Por, para Cristina L. Rojo

Cuando comprendo
toda sombra me cubre
toda intuición
abotona mis ojos
para verme distante,
fuera de mí.

Y me avergüenzo
de mentirme despacio
como se miente el mar
cuando besa la orilla
y con besos la engulle
para no verla.


Laura Gómez Recas
"Marina", óleo sobre lienzo, Jaime G. Recas

18 comentarios:

  1. No sé si me provoca mayor deleite leer una y otra vez tus hermosos versos o contemplar la maravilla y la profundidad de ese lienzo. Ambos se funden en una armonía tal que parece como si no pudiese existir el uno sin el otro.

    Un placer poder leerte, y en muy breve poder conocerte en Alcalá

    Besos y feliz día, poeta

    ResponderEliminar
  2. es difícil mentirse o no mentirse cuando nadie sabe dónde está la verdad, cuál es, yo al menos carezco de la certeza que necesito en muchas cosas

    ResponderEliminar
  3. Creo que no hay nada mejor que observarse uno mismo desde la distacia para poder aproximarse a la verdad, aunque ésta no la encontremos jamás.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Una preciosidad... 'la mentira del mar'.. brillante!

    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Siempre es estupendo leerte.

    Un abrazo
    Saludos fraternos...

    Que tengas un buen fin de semana..

    ResponderEliminar
  6. Estupendo Laura. ¿Hay algo más dramático que la mentira del mar besando la playa?. Siempre está condenado a retirarse. Estupendo, me ha encantado al igual que la pintura que lo acompaña.

    ResponderEliminar
  7. Mentirse a sí mismo, ¡qué gran necesidad! nadie tiene que avergonzarse, sería imposible vivir sin esa mentira.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. bueno... un breve poema en el que yo me quedo con ese "abotona mis ojos": originalidad con sentido, imagen impactante y efectiva que sugiere lo dificil de abrirlos: desabotonarlos.

    Un saludo
    Gonzalo

    ResponderEliminar
  9. La distancia hace ver todo mejor, sin mentiras que te dañen el alma.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Que sera un sueño, la verdad o la mentira?
    un beso

    ResponderEliminar
  11. Salir fuera de nosotros mismos para vernos desde lejos.
    Qué vergüenza a veces ¿no?
    Debe de ser que desde dentro de nosotros mismos vivimos una gran mentira para poder convivir con lo que somos.
    Hermoso ritmo para tan certera idea.

    Un beso,Laura.

    ResponderEliminar
  12. No podemos dejar de mentirnos, en ese primer impulso, al comprender algunas cosas...
    Me duele tu poema al hacerlo mio...
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Laura encantada de leer tus poemas y pasear tu blog. Estoy con Gonzalo en la certera imagen de "abotona mis ojos". También me gusta "mentirme despacio/como se miente el mar".
    ¡Una delicia!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Comprenderse implica tanto, que versarlo se me ocurre dificilísimo, por ello el poema cobra en anchura.

    Un beso
    Marian

    ResponderEliminar
  15. Por falta de tiempo no he podido contestar vuestros comentarios. Os doy las gracias a todos.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  16. Estremecedor y bellísimo poema, "cuando comprendo..." Cuando comprendemos, no tenemos nada de que avergonzarnos, simplemente, somos humanos... Por cierto, hallar una mano amiga en este laberinto de pasiones... eso también es muy bonito... Infinitas las gracias, Laura, por la dedicatoria de este magnífico poema, y por ser tan grande como poeta, amiga y persona.
    Un enorme abrazo,

    ResponderEliminar
  17. me quedo con el final. se me ha pegado entre los dedos. beso

    ResponderEliminar
  18. Besos en retirada, como el mar. Qué bueno leerte, Laura!!

    Besosssssssss

    ResponderEliminar