Antesala de un naufragio



Puede que las sombras me hablen y yo no escuche,
si la lentitud de la serpiente adora el recorrido de mi cuerpo
y la fragancia vocal que alienta mi garganta
cuando tu nombre hace de ella su guarida en lo oscuro.

No sé si siento más las fauces del silencio
que el pulso reiterado de la sangre entre mi carne,
deshuesada por ser única morada de tus manos
en un sueño, por incrédulo, indecente y reducido...

Siento la pérdida en la distancia que da la arena
cuando sazona el mundo de desiertos;
sin rumbo exacto, en la escala de un mapa ebrio,
cuando el velamen cava su tumba
en el casco de esta nao novia del naufragio,
amante del escollo, imán del farallón que hay en tu costa.

Volteaste el eje de la tierra
cuando arrasaste la cubierta de mis ojos
con una lengua de espuma, en caricia libadora.


Laura Gómez Recas
Fotografía, de Brandan

26 comentarios:

  1. Novedades del IV Encuentro de poesía en Red en Granada.
    Saludos

    http://ivencuentrodepoesiaenred.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Un poema para leer varias veces, callado y en voz alta. Está lleno de imágenes, Laura, que te van volteando y te quedas ahí en el filo, en la antesala. La imagen del último terceto me ha encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. esta vez soy el primero...Responsabilidad para decir que me gusta mucho. Sobre todo este verso, que me parece increible, desde lo estético (aliteración en ll, golpes del ritmo) y desde el sentido:

    "Amante del escollo,/imán del farallón que hay en tu costa."
    ¡¡¡Es genial!!
    Cosa menor es que creo que rítmicamente (y para nuestra cultura poética) son dos versos (7)y(11).

    ResponderEliminar
  4. Laura, no me asombra que se haya movido el eje de la Tierra con este poema tuyo. Es metafóricamente devastador y emocionalmente estimulante al extremo de dejarnos sin aliento. Deslumbrante y construido con el más exquisito esmero. Un gran abrazo desde mi isla virtual.

    ResponderEliminar
  5. Tal vez sea mejor navegar hacia mar abierto, donde la nave tenga una singladura segura, sin miedo a los escollos de la costa...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y es que a veces somos muyyyyy tercas, corazón... para bien o para mal, pero teeercas, tercas, tercassss. ;)

    Mientras nos sirva para hacer poemas semejantes... "todo s'ta bien buana"

    Besazo.

    ResponderEliminar
  7. Laura, me parece magistral este poema; podría ir desde el principio al final diciéndote qué cosas me han conmovido pero
    "Siento la pérdida en la distancia que da la arena
    cuando sazona el mundo de desiertos" ó "amante del escollo, imán del farallón que hay en tu costa"... pueden ser los versos que más me han llegado. ¡Qué bien escribes! Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. El poema explora algo medular, se adentra en lo inasible y profundo de las sensaciones, enfrenta con bellas y potentes imágenes ese presentimiento de deriva, y el final –rotundo– vuelca y da un vuelco al corazón del lector.

    Genial, Laura, el lenguaje poético cuidado y exquisito, leerte es disfrutar.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. Este poema si que voltea el eje de la tierra.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Querida Laura, si es con un poema así, con esta belleza que has parido, yo también me apunto a ese naufragio.



    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. José Antonio, puede que sea esa imagen lo mejor del poema. Se sostiene sobre ella. O, al menos, lo intenté.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  12. Gonzalo, me apunto tu observación. Una vez publicado, el vértigo es horrible. Le daré una vuelta.
    Me alegra tu lectura. Es magnífica.
    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  13. Pedro, gracias por esas palabras. Son empujones preciosos. Si te ha hecho sentir, el afán de comunicarme con él ha merecido la pena.
    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  14. Miguel Ángel, tienes razón. Mar adentro... siempre, pese al viento, pese al mar y a sus corrientes.

    Un besazo, navegante.
    Laura

    ResponderEliminar
  15. Razul, Razul... Tu mirada va directa al centro. ¡Qué bien que estés!

    Besos, muchos besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  16. Me encanta esto que dices, Paloma. Desmenuzado queda. Lo inasible, a veces, es más palpable que lo tangible. Y rodear la idea hasta llegar al porqué es algo en lo que tú eres maestra.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  17. Tus besitos, recibidos, Jesús.
    Volteados quedamos. :o) Gracias por leer.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  18. Noray, ¿estás seguro? Me alegra que te guste, siempre, ya lo sabes.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  19. Me quedo con la impresión que me deja esa forma de expresar/sentir la ansiedad del que desea sin límites el ser/sentir sobre el otro.... y esos momentos que no llegan...amanece el miedo...

    'No sé si siento más las fauces del silencio
    que el pulso reiterado de la sangre entre mi carne,
    deshuesada por ser única morada de tus manos
    en un sueño, por incrédulo, indecente y reducido...'

    Como siempre gracias.

    ResponderEliminar
  20. Parece que no dices nada…sigo deslizándome por tus poemas. ¿Cómo lo haces? Maga de la seducción. Te enfrentas a lo que escribes y no lo temes. Me gusta. Tratas la palabras con tanta delicadeza, que enamoras.
    Un besazo guapisima.
    Rebeca

    ResponderEliminar
  21. Ave Mundi. Has encontrado la llave o el agujero de la cerradura. El caso es que has dado el giro adecuado para entrar en el poema hasta su médula.

    Es un privilegio una lectura así para el que ha escrito el texto. Gracias.

    Besos.
    laura

    ResponderEliminar
  22. Rebeca, la seducción a través de la palabra es arrastrar al lector. ¿Eso hago? Ahora es cuando me pongo colorada. Porque es fantástico.

    Un beso enorme,
    Laura

    ResponderEliminar
  23. La sensualidad líquida transportada y transformada en reproche o en la melancolía de las olas, si es deber poético transportarnos, está claro que tu palabra lo consigue.

    Abrazos
    Marian

    ResponderEliminar
  24. Te mando un abrazo, Marian. Tu lectura me gratifica la osadía de la publicación.
    Es un placer eso de transportar al otro a ese lugar que construímos sobre unos versos. Es comunicarse. Y eso es divino. De lo mejor que hay en la vida.

    Laura

    ResponderEliminar
  25. Densos nombres que se guarecen en lo más profundo de nuestra oscuridad.
    Silencio o latido que moldea nuestro cuerpo como mano de alfarero.
    No hay pérdida ni naufragio que no sea gozoso cuando acaba en costas o playas acogedoras.
    Hermosa ola esa lengua que arrasa con espuma la cubierta de la nao de nuestros ojos.

    Bellas imágenes las de este poema, Laura.
    Se disfruta como el cuadro de un naufragio con final feliz en tierra amable.

    Besos.

    ResponderEliminar