La invisibilidad de los dioses. Creo en ti.


Para ella,
mi único dios y mi vergüenza.


Quisiera no existir,
no haber abierto la puerta del útero,
no ser pulmón que exhala y que contiene,
sino una nada y una ausencia de materia;
de la anchura del cosmos, intervalo;
nada humano, ser cosa sideral
atascada en el odre sin fin del universo.

Pero soy, veo, siento
y salí a la luz
por la rotura infame a la placenta.

Y

soy reflejo de su imagen, la de ella,
soy yo misma acribillada de miradas.
Soy yo, de pura vergüenza,
vertida a la desidia de mis brazos,
anclada en lo inmóvil de la pompa.
Odio la carne que reduce mi piel
a ser yo misma,
renuncio a mi parte del canal humano
de esta especie.

No hay dios.

Por mi culpa, grandísima culpa,
por mi silencio aplastado,
por la ausencia de los ánimos,
por la culpa atorada en mi cocina…

Yo te beso hoy, desde la imagen
al periódico ascendida…
santificada seas, mujer,
verdadera diosa de mi cielo,
puro altar de altar humano…

Creo en Ti, Todopoderosa,
Señora, Hija Única de la Tierra.



Laura Gómez Recas
Fotografía: Mujer enferma de cólera en Haiti.
En una acera, a pocos metros de un hospital.
Desnuda y sola. Invisible.
Ha sido portada de la edición de Madrid de el diario "El País"
Jueves, 18 de noviembre de 2010

18 comentarios:

  1. Un poema bellísimo y, al mismo tiempo, un grito desesperado de quien aborrece la injusticia y desearía enterrarla en amor...Oración imposible para un dios ausente.Lamento del fondo de un corazón que siente vergüenza de ser humano. No nos van a dejar ya ni la esperanza...Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tu poema me estremece.

    El verdadero drama está en que hay demasiados dioses en este planeta, dioses egocéntricos que, como es costumbre, entran a saco contra los más débiles y desposeídos. Lo peor de todo es que cuando abro los ojos me doy cuenta de que, a pesar de todo, yo mismo soy uno de esos dioses infames y, a veces, no hago nada.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me ha emocionado lo que escribiste, Laura.
    Has sido capaz de darle palabras al más duro silencio. Qué difícil crear belleza con el horror y llegar a ese reducto donde el dolor de los otros lo sentimos dentro...
    Cada vez te admiro más.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. No hay Dios......

    Te abrazo mucho, me llegaste, me llegó y asolaste, asoló el corazón... el mío ....ojalá los de otros

    Besos y lágrimas

    ResponderEliminar
  5. Quema la vista, amiga Laura. Son situaciones inentendibles que, como bien haces con tu poema, hace replantearse muchas cosas y preguntarse preguntas que ya se han hecho muchas veces pero que nadie ha sabido encontrar una respuesta lógica. Mis respuestas, las tengo y cada uno tendrá las suyas y la solución la tenemos todos y eso es lo que duele, que tengamos que ser todos. Ahí está la imposiblilidad.
    Un abrazo y perdona este comentario pero hay cosas que rayan la barbaridad y al menos que nuestro pago sea el dolor de la visión de esas imágenes.

    ResponderEliminar
  6. Mis ojos se han humedecido, mi mirada ha despertado, espero no vuelva al letargo de ese silencio aplastado!!!
    Bravo!!! Grande... Te abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  7. Eres maravillosa...T.Q.M. La gioconda está triste

    ResponderEliminar
  8. Me llegó enteramente, crudamente. Como pedirle a Dios que haga lo que nuestras manos y nuestro corazón debe hacer?. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  9. En ocasiones uno, de haberle estado permitido, hubiese elegido no nacer, no tener que beber y masticar tanta miseria que habita nuestros corazones, pero aquí estamos y solo nos queda digerir este y otros bultos de nuestro corazón.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Terrible esa portada de El País. Me estremeció hasta lo más profundo.
    Terribles, como se necesitaban, tus versos.
    Terribles y dolorosamente bellos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Ayer la oí y hoy la saboreo con la duda de dejarme llevar por la belleza de la escritura o por el dolor profundo de lo que refleja. ¡Qué lucha! ¿Cómo luchar contra esto? Y si solo fuera esto... Bsssss.

    ResponderEliminar
  12. Laura, no te abandono aunque pase el tiempo y calle..Ya sabes, soy así. Siempre paso de puntillas, miro por el ojo de tu cerradura en silencio y me retiro al interior de mí a disfrutar de lo observado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. No ahi Dios, solo tierra, que debe corregir a los dioses que creo.
    Un Beso

    ResponderEliminar
  14. Más madura que nunca, más incisiva, más humana, más poeta... me encanta comprobar como te expandes y creces, mujerpoeta de mi alma.

    Mil besos.

    PD.
    A ver si se me pega algo de ti ;)

    ResponderEliminar
  15. "Escribo, porque mi teclado no tira balas" Asi dijo un poeta patagónico cierta vez.
    ¿Como luchar, española, contra el desgarro?
    La poesía no ha de ser para escapar de la realidad sino para mostrarla, hacer visible lo invisible... y que la miren hasta que los ojos duelan.
    ... En que nos parecemos los poetas ante la muerte?? En la mirada, española, en la mirada.
    Contá con mi abrazo, siempre.

    ResponderEliminar
  16. Es un mazazo ...demoledor y contundente.

    Te invito a visitar mi blog. Gracias

    http://desvandehaikus.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Me has conmovido profundamente hasta brotar las lágrimas pues se refleja la rabia y la impotencia de manera tan sublime que me identifico con cada una de tus versos y el estado del alma que te llevó a escribirlos, pues cuantos de nosotros nos sentimos eso cada diá al ver imágenes tan devastadoras como la que inspiró éste maravilloso poema. Gracias Laura por poner palabras a mi voz.

    ResponderEliminar
  18. Emma, gracias. Gracias por dejar la huella de tu paso con este comentario. Es importante. No sé muy bien por qué, pero el hecho de leer lo que me dices, de repente, ha cobrado una gran importancia para mí.
    Puede que sea porque lo que está escrito con el corazón, sin maquillaje, merece la pena que llegue a otros corazones.

    Un placer encontrarte aquí, en esta humilde morada.
    Laura

    ResponderEliminar