José Zúñiga



Quiero traer aquí sus versos
y esta imagen que una vez comentamos.
Hoy ha muerto un poeta, un hombre cabal, un amigo.



DA IGUAL

Siénteme bajo tierra,
escucha los latidos de esa tierra
por siempre prometida y nunca vista,
piensa en el esqueleto que fue incierto
tan evidente ahora. Quiéreme,
qué más da que esté muerto.


José Zúñiga

15 comentarios:

  1. Siempre su recuerdo.
    Una pérdida lo es menos si el recuerdo permanece en el corazón del amigo.

    ResponderEliminar
  2. No conocía al poeta ni su obra. A tenor de estos versos, me temo que para desgracia mía.

    A pesar de la pérdida, queda en su palabra. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  3. Es así que quiero recordarlo, queriéndolo. Se ha ido una gran persona, un excelente amigo, un poeta infinito.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no tuve el agrado de conocerlo personalmente, he aprendido a quererlo a través de su blog y de su imagen bonachona.
    Trataré de tenerlo en mi recuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Laura: ¡sin palabras!
    También le he rendido mi homenaje en "Narrapoesía"

    ResponderEliminar
  6. Laura...no ha habido milagro de la primavera, sólo la muerte enamorada, la vida desatenta,y el cariño que siempre, siempre le tendremos.

    ResponderEliminar
  7. Todos de luto Laura, y sus versos que se clavan y se seguirán clavando. Me encantan los que has puesto. Gracias.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. No le conocía, Laura, pero puedo imaginarme el grandísimo vacío que ha dejado.

    Un fuerte abrazo
    Marian

    ResponderEliminar
  9. Te dejo un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Un poema perfecto para recordarlo, Laura. Besos.

    ResponderEliminar
  11. La muerte siempre hace sufrir a los que nos quedamos huerfanos de amigos.
    Un beso postumo para EL.

    ResponderEliminar
  12. Mo le conocía, Laura pero la pérdida de un amigo duele y por tus versos puedo imaginar cuánto. Lo siento por tu sentir. Un besazo.

    ResponderEliminar
  13. Solo hablé con él en un par de ocasiones y experimenté la gran simpatía que irradiaba. En Los Diablos Azules disfruté mucho con su genial interpretación de algunos poemas suyos. Siento no haber podido conocerle mejor en persona, pero nos ha dejado su poesía y a ella acudimos. Hasta siempre José. Y a ti, Laura, mi gratitud por este homenaje que le ofreces en tu blog.

    ResponderEliminar