Existe lo volátil


A Javier Jimeno,
por fotografiar un sueño.


Tardar dos lustros en decidir el color del cielo
que nos cubrirá, de mañana, cuando amanezca
es una anécdota casi imperceptible hoy.

Ahora se estrella la arboladura blanca de la nave
contra una oscuridad,
negra asfixia que pretende domar el torrente de la idea
y arrugar los ojos que despiertan
con el mapa desgastado de la cola del INEM,
con el terrón seco de la nómina de tres cifras,
con el escapulario del coche oficial sin oficial,
con la tortura de un anuncio de Chanel.

Ahora, se despliega el velamen redondo y albo,
lleno de voces que a la razón sublevan.
Ahora, se supera la marea y entra el vuelo
a formar parte de los sueños de cualquier vida.


Porque la luna está llena. Absolutamente llena.
Infalible. Cierta. Esperando como luz,
abierta a ser nuevo horizonte, nuevo mundo,
recordatorio de que existe lo volátil, la utopía,
la soledad de una verdad que late,
que eleva, que nos contempla.

Laura Gómez Recas
Fotografía de Javier Jimeno Mate

6 comentarios:

  1. Existen sueños, Laura, que se convierten en corrientes subterráneas, elevandose en noches de luna llena, y, a veces, brotan de improvisto en fuentes de aguas cristalinas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este poema es un regalo maravilloso para todos los que, indignados, quieren hacer oír su voz ante una realidad que pretende enterrar hasta nuestra capacidad de soñar con un mundo mejor. Eres sublime, Laura. Un beso, poeta.

    ResponderEliminar
  3. Y que viva la maravillosa, necesaria, Utopía.

    Gracias, Laura, porque cada vez creo más -y llevo toda la vida creyendo- que somos motores de cualquier cambio, que no somos meros espectadores.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Con este panorama social, económico y político, sólo de negro podemos pintar el cielo, pero no debemos olvidar que en nuestras manos está teñirlo de azul cristalino y expulsar a las sombras que nos lo oscurecen.

    Hermoso y profundo poema.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tremendísimo final, Laura, de una contundencia aplastante.

    Mil besos, guapa.

    Marian

    ResponderEliminar
  6. Tengo esperanza Laura, en que haya corrientes imparables, y una mota de belleza entre tanta mediocridad. Y que mejor que voces como la tuya dejen testimonios como éstos.

    Un besazo!

    ResponderEliminar