Sobre el límite de la nada



No buscaré la altura en las fachadas de París,
no tentaré con hidras el estuco de los musgos,
no sobornaré más el secreto de la espiga
que pretende despuntar en el dorado...

Seguirá la combustión impoluta
en la bajura mediocre de la ausencia...

mi nombre,
sobre el límite de la nada.

Laura Gómez Recas
Fotografía: Laura G. Recas

50 comentarios:

  1. Ese nombre sobre el limite del tiemo.. con tus versos..

    Delicados versos...

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Adolfo... Sutil.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  3. Y sobre tu nombre... nada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, Terly, seguramente, nada...

    Un beso grande.
    Laura

    (¡Vaya, pues sobre mi nombre ahora hay un beso
    para ti!)

    ResponderEliminar
  5. Tus poemas transmiten sosiego, sensualidad, me gustan.

    Gracias por poner la convocatoria del viernes en los Diablos.

    Abrazos!

    Gio.

    ResponderEliminar
  6. El límite de la nada... es únicamente una frontera más, cuando hay un algo, un nombre, que se resiste a esfumarse; y la ausencia es tan sólo un temor entre cortinas opacas, cuando hay un alguien que espera al otro lado. Y este beso, es un algo que le envío desde la frontera de esta red para que sepa que alguien al otro lado le responde. Más mi deseo de que tenga un feliz día; preciosas letras, preciosa foto (sospecho que usted misma, debe ser de igual modo)

    ResponderEliminar
  7. Gio, gracias por tu visita.

    No me des las gracias. Es un requisito el apoyar a la gente en la que creemos. Ojalá pueda ir...

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  8. Elchiado, es un placer ver cómo se retiene un poema propio en otra retina.
    Es cierto todo lo que dice sobre el límite y la ausencia. ´

    Me alegro de que le haya gustado la fotografía.

    Recibo el beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  9. Esa gárgola está triste porque no puede volar a pesar de que está a punto de intentarlo, porque necesita una última acción liberadora, un último empujón que le permita acabar con esa ausencia. A veces nos falta, como a la gárgola, ese decisivo acto de voluntad para ser nosotros quien acabe con la ausencia y encontrar así a la persona que evocamos, alcanzar la paz que nos pide el corazón. Ojalá quede libre la gárgola y vuele sobre el espacio. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. "No buscaré..." (etc.) Creo, Laura, que la elección es sabia. Lo realmente imprescindible está en nosotros; buscarlo en lo exterior es seguir caminos equívocos o perversos. El límite de la nada, ¿no es el límite del infinito...?

    Nuevamente, un gran poema. Gracias por compartirlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. A veces, Fernando, la inoperancia del vuelo transforma a la gárgola en simple espectador. Mejor ahí, en ese límite que luchar sin sentido.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  12. Antonio, tu lectura no puede ser más positiva. Es otra cara del prisma. Ahora, tan válida como la que le di yo.
    Este poema navega solo.

    Gracias y un besazo
    Laura

    ResponderEliminar
  13. Ese límite no tiene bordes y permite que el poema se derrame, Laura, sobre el vértigo, sobre la calma de los versos, sobre la pupila del lector...

    Un beso
    Marian

    ResponderEliminar
  14. ¿Conformarnos como la gárgola a los límites que nos ponen nuestros ojos?
    Buscar los tesoros ocultos, los misterios escondidos, no conformarnos con la nada, nos hace humanos.
    Bellísimo tu poema y lleno de sugerentes imágenes para la reflexión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¿Acaso existe ese límite? ¿Somos capaces de pararnos justo en el brocal de la nada? ¿O al final nos succiona el propio vértigo? Quizás, después de todo, la ausencia habite en nosotros mismos.

    "Nombre: ¡qué puñal clavado
    en medio de un pecho cándido
    que sería nuestro siempre
    si no fuese por su nombre!"

    PEDRO SALINAS


    Un beso

    ResponderEliminar
  16. He visto mucha poesía respaldada con fotografías pero ésta me ha parecido de lo más acertada. La sensación de imposibilidad ante cualquier cambio en una gárgola es tristemente trasladable al lector. Genial, Laura... como siempre.

    ResponderEliminar
  17. La nada también tiene su nombre, sus letras no las vemos pero existen y suenan en otras cuerdas vocales
    tal vez de piedra o de carne antigua.
    besos Laura.

    ResponderEliminar
  18. Laura, lo breve si es bueno dos veces bueno...
    Que maravilla de poema y que profundo lo que dices.
    París, que preciosidad de ciudad, que luz... bonita foto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Marian, tu paso por aquí siempre es un placer... y un orgullo.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  20. Anabel, veo que no estás de acuerdo... Me parece bien. Lo que ocurre es que sobre el límite las cosas se ven de distinta manera. En el fondo, hasta puede ser un acto de generosidad el quedarse parado.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  21. Noray, Salinas y el sutil sentido de lo estricto... Gracias por dudar del límite...

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  22. Dana. Me alegra esa comparativa con la imagen. Es exacta la actitud de la gárgola. Diviso, contemplo, pero me mantengo al margen. Podría volar, pero me quedo en ese límite que yo mismo he marcado. Espectante... a la espera.

    Es mi gárgola... la más hermosa.

    Laura

    ResponderEliminar
  23. ¡¡Juanra!! Eres un poeta que vive en mayúsculas.
    Feliz de verte aquí.
    Laura

    ResponderEliminar
  24. Palabra invisible... Me dije, lo leerá... porque no hay nada más invisible que un nombre sobre el límite de la nada.

    Me alegro de que hagas visible tu palabra.

    besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  25. ¡Qué maravillosa nada!...
    Otro para ti

    ResponderEliminar
  26. Bravo Laura, bravo...Tu nombre, y esa nada, y esa profunda y meditada firmeza del no que se repite.¡qué suerte leerte, qué suerte conocerte,qué suerte compartir poesía !Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  27. la piedra es ligera cuando sueña... y más en París)...besos

    ResponderEliminar
  28. Busca, tienta, soborna, pretende y busca en el todo la reafirmación de tí misma...
    Besos.
    Mayusta

    ResponderEliminar
  29. Mi nombre sobre el límite de la nada. Bellísimo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Todo un nombre contra un límite tan inescrutable desde aquí como irremediable.
    Nada menos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Estuve y me marché sin dejar comentario. Bonita foto. No sabía que decir

    No creo que la nada tenga límites. Vas bien viene hacia nosotros, inexorablemente. Sólo hay una forma de pararla. Esa que estás pensando.

    Besitos

    ResponderEliminar
  32. Marisa, la suerte es mía por contarte entre mis paredes...

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  33. Sobre todo en París... quizás allí es donde más se echa de menos la gravedad... de la piedra.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  34. Mayusta...¡bien, verte por aquí! Te haré caso. Es un buen consejo.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  35. Gracias por tu lectura, Felipe. Admiro tu literatura... mucho.

    Abrazos.
    Laura

    ResponderEliminar
  36. Hola, Milagros. El último tramo... el que permanece.

    Un beso,
    Laura

    ResponderEliminar
  37. Ybris, sí... la identidad contra ese límite. La identidad es lo 'único' que nos hace 'únicos'.

    Un abrazo y gracias por pasar.
    Laura

    ResponderEliminar
  38. Athena, quizás el dramatismo sea que nunca se sabe si viene, si la buscamos, si nos encuentra o si la hemos encontrado.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  39. Paris nos hace eternos y desde sus muros y calles, a la nada solo esta la vida por medio.
    Un Beso

    ResponderEliminar
  40. Expectante sobre
    el límite del
    tiempo.

    Bellos versos.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  41. Ese viaje hacia adentro es probablemente mucho más difícil... y a veces el más solitario. Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  42. Edu... seguro que has estado en París...

    :o)
    Besos.Laura

    ResponderEliminar
  43. Gracias, Marisa. Esa es la palabra... expectante, como la gárgola.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  44. E_lys_a, tienes razón. Visto como un viaje interior, el poema adquiere otro tono.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  45. Que sepas que la Pilarica se ha vestido de gala para recibirnos, jejeje, pronto nos vemos y nos oimos.

    Un besote.

    Rocío

    ResponderEliminar
  46. Hola, Rocío... sí, nos vemos y nos leemos.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  47. Palabras para una foto y una foto sin palabras..Jo..
    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. :o)
    Hola, Carlos. ¿Te ha gustado? Supongo que la cámara y el retoque. La luz era apagada, gris y decidí exagerarla. Es bonita, ¿verdad? Me hubiera quedado allí con ella, mirando París con esa distancia tan pensativa y desdeñosa. Para siempre...

    Un besazo.
    Laura

    ResponderEliminar