Las manos de mi abuela


Envejece la piel,
Stradivarius,
que arropa las manos de ternura,
traza el mapa de la sangre,
transparente,
y alza sobre la gleba de un siglo,
soberana,
la caricia de tus alas.

Tus manos multiplican los reductos
que fueron escondrijo de los sueños
cuando el útero del hambre y la pobreza
fue nido polvoriento de la arruga.

Y se yerguen sarmientos en tu orilla
con dedos que limitan tu presencia.
Dementes,
los minutos amenazan
el puchero de futuro que vigilas
tras el régulo arbitrario del reloj.

A mi abuela, que hoy hace 96 años que vino al mundo, un 9 de marzo de 1914.
Por ser luchadora, por ser trabajadora, por ser madre, abuela y bisabuela.
Por haber sobrevivido a una guerra sin perder la ternura y el rescoldo dentro de sus manos.
Por ser mujer.
Laura Gómez Recas
Fotografía: algún fotógrafo de Madrid, en 1932.



14 comentarios:

  1. Anónimo9/3/10 01:24

    Bellísima poesía para una bellísima mujer, con un gran corazón y que merece cualquier bien que le llegue, merece la felicidad por todo lo que ha dado y merece el amor de todo el que la conoce.
    De mi parte un gran beso.
    Salva

    ResponderEliminar
  2. Gran homenaje, el mejor.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  3. Precioso homenaje a una estupenda mujer que, como otras tantas, tuvo que vivir el difícil momento de una guerra y sobre todo de la postguerra, y sigue adelante sin perder la ternura. ¡Un gran milagro!
    Felicidades a ella y a tí por poder, todavía, disfrutarla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que alguien conserve la cordura de esas personas; que alguien recuerde lo que fueron capaces de soportar sin perder la dignidad; que alguien nos enseñe cómo se hace para no dejar de amar después de tanta vida, de tanto sacrificio, de tanta muerte.
    Para que un día, todos podamos aprender. Hoy tomaré un vino bueno para almorzar, a la salud de esa mujer que la hace sentir más afortunada, menos huérfana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Laura, enhorabuena por el poema: hermosísimo. Y muchas felicidades a tu abuela. Que puedas seguir escribiéndole versos muchos años más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Laura...siento una emoción tan profunda que no puedo decir nada.Ahora sólo puedo recordar a mi abuela a través de la tuya, con tantas, tantas cosas en común.Mil besos

    ResponderEliminar
  7. Precioso homenaje, Laura. Lo de "Stradivarius" es conmovedor. Felicidades a tu abuela.

    ResponderEliminar
  8. Un homenaje precioso, Laura, que me ha puesto en la boca la miel de mi abuela, una persona clave en mi vida.

    Besísimos
    Marian

    ResponderEliminar
  9. Bellísimo homenaje a tu abuela que, como la de muchos de nosotros, ha tenido que abrirse paso entre diversas épocas cargadas de tristezas y de dolor y, sin embargo, siempre han tenido la caricia de una sonrisa al borde de los labios.

    Un beso para ti y un abrazo grande a tu abuela.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso, Laura.
    Ya me gustaría que alguna de mis nietas me recordara así dentro de treinta años.
    Aunque ya no estuviera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Precioso poema-homenaje para una figura entrañable que derrama ternura y que tanta fuerza alberga. Afortunada tú por tenerla a tu lado durante tantos años. Felicidades a las dos.

    Un beso que te llegue al corazón

    Ana

    ResponderEliminar
  12. Ya conocía este poema tuyo, creo que lo recitaste en Los Diablos Azules.
    Si alguna vez, algún nieto que aún no tengo, me escribiera esto, me sentiría feliz, aunque fuera desde la otra orilla de la vida.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  13. He dado un paseito por el blog, he disfrutado entre los versos, puentes, declaración de intenciones varias, deseo inconmensurable, almadraba, cueva donde hibernan los besos... y me detengo aquí, en esta sala especial donde puedo apropiarme de los versos y sus significados, de la ternura, del amor incondicional de esta abuela tuya en la que con tu permiso revivo a la mía porque hace algún tiempo que la perdí físicamente, pero su grandeza está presente en mi corazón y lo estará hasta que llegue el momento de mi partida.

    Yo ya tengo un nieto y ojalá un día, cuando pase el tiempo, él sienta algo parecido por mí.

    Felicidades de mi parte.

    Besos para las dos.

    ResponderEliminar
  14. Quiero transmitiros a todos mi gratitud. Ella ha estado leyendo hoy todos vuestros comentarios. Ha sido emotivo. Se ha emocionado.

    Muchísimas gracias por tanto corazón.

    Laura

    ResponderEliminar