Cuídate de mí


Cuídate de mí
que voy vagando
entre un lodo nauseabundo
que me trepa.

El corazón ha cerrado
la válvula
que alimentaba el flujo
de mi sangre
y se ha encostrado
en el ventrículo
un ánimo
de secos barrizales.


"Luna sobre púrpura". Laura Gómez Recas
Fotografía: Laura G. Recas

37 comentarios:

  1. Este poema duele en lo más profundo. Es lúgubre y se puede percibir el lodo. Unplacer leerte, Laura.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la foto, una vez más; el corazón, qué órgano tan pequeñito y, sin embargo, qué de cosas, qué de seres caben en él...!!! Tus palabras me van dejando mudo, según van calando en lo que me hace sentir... así que, un beso, antes de callar.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Dana. El placer es mío por contarte aquí.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  4. Elchiado, no te quedes mudo, por favor. Sólo abstraído. Eso sí. Es corto y duro. El corazón también tiene sus estrategias y su coraza.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  5. Me suena a beso de tierra
    en la boca pastosa y
    el sabor metálico de un corazón seco
    ...(De nuevo, me gustan las imagenes que me despiertan tus poesías, suelen ser disparadores de futuros escritos. Gracias por eso)

    ResponderEliminar
  6. Táctica del corazón embarrado que pide el alejamiento que no desea.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Nada que no se pueda arreglar con la cura adecuada.

    La foto es preciosa.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Secos barrizales en los que el corazón se atrinchera para resguardarse, para sentirse seguro, para que no recibir heridas.
    Al final, no es más que un mecanismo de defensa para no sufrir.
    A mí me encantan los poemas cortos, y éste me parece magistral.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Laura, ayer encontré tu sitio por casualidad, aun cuando la casualidad no exista. Leerte es a veces como leerme a mí misma, que aunque no escribo tan bien como tú, sí que siento. Este poema es como la descripción de mis últimos tiempos, terribles. Pero afortunadamente el corazón tiene cuatro válvulas, y aunque una se haya cerrado a la tristeza, quedan tres para dejar pasar la vida con su miríada de sentimientos y sensaciones...

    Gracias por aparecer en mi vida.

    Ángeles

    ResponderEliminar
  10. Buen inicio para un poema en jarras, donde la palabra le planta cara al barro y se mantiene firme frente a la amenaza.

    Un besazo!
    Marian

    ResponderEliminar
  11. Consigues transmitir la "sequedad", el enquistamiento. Breve pero pleno. Un abrazo poeta!

    ResponderEliminar
  12. Realmente bonito el poema, con un uso de imágenes muy interesante.
    Me ha gustado mucho y otros que tambien he leido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Y del lodo y los barrizales emerge tu poesía , plena, llena, poderosa...Un abrazo enorme, poeta.

    ResponderEliminar
  14. Carlos, ¡qué bien lo has dicho! Exacto. La boca es también termómetro del corazón.

    Besos transatlánticos.
    Laura

    ResponderEliminar
  15. Ybris, por lo menos precaución. Puede ser peligroso un corazón enlodado?

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  16. Athena, positiva. ¡Bien!

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Anabel. Es mucho...
    Mil gracias.
    Laura

    ResponderEliminar
  18. Ángeles, a veces, un blog es un regalo. Hoy tú eres el regalo que me da. Es una sensación maravillosa la que me producen tus palabras. Esa conexión es muy estimulante para escribir. En el fondo, todos somos muy parecidos en lo profundo. Y la poesía toca el fondo de nosotros mismo.

    Un abrazo, grande.
    Laura

    ResponderEliminar
  19. Marian, me gusta eso del poema en jarraa :o) Tú y tu genio... Indudable.
    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  20. Gracias E_lys_a. El enquistamiento... ¿habrá antídoto?

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  21. Gracias por tus palabras, José Antonio. Voy a visitarte. A ver si hoy tengo tiempo.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar
  22. Marisa, eso es lo bueno... :o) Algo positivo tiene que tener lo negativo... escribir...

    Besos no, besazos.
    Laura

    ResponderEliminar
  23. Estimada, voy a viajar por este blog tuyo tan llenito a rebosar de seductores versos.

    Pasearé hasta que me canse y volveré de nuevo, alguna vez.

    Espero que hagas así tú lo mismo, con el mío... :)

    Un abrazo!

    Txus G
    http://katalitza.blogspot.com

    ResponderEliminar
  24. A veces es necesario hundirse en el barro y armar el aliento en él, sabiendo que volverá a fluir el aguan por sus entrañas.


    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola Txus, ¡claro que haré lo mismo! Me parece un espacio interesante y estimulante.

    Abrazos,
    Laura

    ResponderEliminar
  26. Lo armamos, Noray, siempre lo acabamos armando.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  27. ¡Es tan especial!Poesía en estado puro, sublimando sentimientos hasta convertirlos en sílabas de luz...besos.

    ResponderEliminar
  28. Gracias, Miguel Ángel. Un placer tenerte aquí.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  29. Largo camino el de la sangre, a veces respirar es un acto heroico ante tanta melodía de suicidio...besos.

    ResponderEliminar
  30. Cuando a la madera
    le crecen las setas
    cierto olor a podrido
    se ha posado en sus venas,
    se escapa la vida.

    Versos que llenan de
    tristeza.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Perfecta la conjunción de buen poema con la foto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  32. Te mando un beso, Marisa. Grande.

    Laura

    ResponderEliminar
  33. Gracias, Felipe. Me alegra que hayas encontrado en esa conjunción un verso más.

    Laura

    ResponderEliminar
  34. Laura felicidades en el día internacional de la mujer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Muchas gracias por tu felicitación. De verdad.
    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar
  36. Bellísimos espectros los de la foto.

    ResponderEliminar
  37. Ángel, gracias por tu visita. La fotografía está tomada en el Pirineo Aragones, en el Cañón del Añisclo. Largo, pero hermoso y variado como un catálogo de caminos. En el tronco del haya había crecido este hongo, bello, pero inquietante. Me alegro de que haya gustado.

    Un abrazo,
    Laura

    ResponderEliminar